La Urología hoy

Voy a referirme puntualmente a aspectos docentes y académicos sin extenderme a hacer un análisis global de la situación de nuestra Especialidad en el País.

Como siempre fue, hoy también, la preocupación es que haya una continuidad racional de la formación de nuevas generaciones de especialistas, con el consiguiente recambio generacional y con el compromiso futuro de asumir la docencia como una necesidad perpetuar la formación en Urología.

Por diferentes motivos se consideró que en nuestra Especialidad había carencia de especialistas para las necesidades del País, por ello desde el ámbito de la docencia asumimos el desafío de aumentar el cupo de ingresos a la Especialidad, tratando de ser muy cuidadosos en el balance entre necesidad de renovación y expansión del número de urólogos condicionados al equilibrio entre las necesidades y las posibilidades docentes de nuestra Facultad.

No olvidemos que la Urología de hoy es muy distinta de la Urología de tan solo 10 años atrás y las incorporaciones de manejos considerados modernos debe ser mandatoria.

En el periodo que me corresponde la dirección de la Cátedra tuvimos muchos desafíos dado que con prácticamente el mismo número de docentes debimos ajustar y desarrollar la Especialidad que ha ido en franca expansión. Ello fue posible por la apuesta a la extensión de la docencia fuera de los límites del Hospital de Clínicas y esa apuesta fue ganada por la generosidad de los colegas urólogos de diferentes servicios, fundamentalmente públicos, que participaron y participan activamente en colaborar con la pasantía de residentes en formación, permitiendo con ello mejorar sus posibilidades de aprendizaje.

Debo informar los cambios que estimulamos para lograr nuestros cometidos:

  • Estimular a postgrados y residentes que estaban rezagados para que pudieran completar su postgrado.
  • Promover que los residentes ingresen con un plan de cumplimiento de los tiempos académicos para que no se perpetúen en la Especialidad y puedan recibirse en un lapso entre 4 y 5 años.
  • Cambio en el sistema de evaluación por un sistema de portafolios que sea más objetivo y con la participación activa del residente.
  • Incorporar a la formación curricular entre otras, la cirugía laparoscópica y la endourología.
  • Se cambio el plan de estudios en Urologia acorde a la Especialidad de nuestros tiempos y compatible con planes de univesidades regionales.
  • Llamado de residentes por concurso especifico para que la formación en Urología se extienda a 4 años reales, sin dejar de contemplar la formación básica en cirugía general pero ajustándola a las necesidades nuestras.

Este resumen pretende informar sobre parte del camino recorrido, realizando el trabajo inherente a nuestros cargos docentes y actividades docentes de apoyo y ello es un trabajo de todos y continuaremos en esa línea, devolviendo lo que generosamente recibimos de nuestros maestros, en beneficio de las futuras generaciones.

Prof. Dr. Roberto Puente
Director de la Cátedra de Urología